Personal de Biobatch realizando una pulverización en vía pública